lunes, 28 de marzo de 2011

Sueña tus sueños

"- Lo más bonito de ellos es que no son reales.
- Te equivocas. Lo más bonito es que pueden llegar a serlo."                          

Cuánto más crecía más lejos veía sus sueños. Toda una infancia llena de risas, actuaciones, carreras, tropezones, juegos y ella se los arrancó de una sacudida. Susurraba con su sonrisa melosa: "La vida, cómo es. Te regala todas las mañanas un amanecer dorado y todas las noches una luna brillante y entonces llega en día en el que la luna se te queda chica y empiezas a creer que estás creciendo".
Porque no se había dado cuenta de que toda su vida había estado creciendo hasta llegar a ser lo que ahora era. Lo que nunca quiso ser.