martes, 28 de octubre de 2014

Buscando Monstuos

El sol despierta y sale de tu cintura.
Primero se asoma tímidamente dibujando tu silueta
luego todo lo baña.
Te baña iluminándote,
te baña sugiriendo que todo lo demás es mentira,
que lo único real
está siendo desnudado por esa luz.

Tus pestañas enamoradas deciden separarse.
Deciden abrir paso
a la majestuosidad de tus ojos.
Tus ojos se mueven con recelo,
como sin comprender halagos ajenos,
efectos secundarios de su existencia

Tus labios se curvan
y en esa media luna brillante
se pueden leer mil palabras
que no son palabras;
son el silencio oscuro
minutos antes de la actuación,
son deseos en una fuente
lanzados como monedas,
es la ilusión derramada
al sorprenderte mirándome.

Te incorporas y puedo ver
las dos columnas perfiladas
por escultores enloquecidos.
Las dos columnas que son tus brazos,
otras que son tus piernas
y que sostienen tu cuerpo
que no es más que templo
escondite de una fe,
refugio de una vida.

Todos tus cabellos despeinados
reordenan inquietudes de mi ansiedad.
Dan paz a este momento
en el que tengo la fortuna de sentirme
parte viva de algo.

Encierras todos los ríos que calman mi sed,
escondes toda la vida de mi esencia yacente.
Eres pronombre, adjetivo, sustantivo, verbo, adverbio.
                     Tú, pequeño desastre, eres ahora.
                     Túinmensa plenitud, serás siempre.




PD: Estamos haciendo un maravilloso proyecto de poesía visual. Con el pincel trabaja Marcos y de la pluma me encargo yo. Nos haríais un gran favor si nos siguiérais en este Twitter: 
Cuantos más seamos mejor, iremos subiendo cosas llenas de magia.
¡¡Millones de gracias!!

lunes, 13 de octubre de 2014

Reina destronada destrozada

Un buen truco para no pensar en el momento internacional en el que la mente se desata (es decir, la noche, instantes previos al sueño y a las fuertísimas respiraciones) es contar las estrellas fluorescentes del techo.
Una... canta aquél anuncio en la tele. Esa musiquita pegadiza y sin ninguna clase de conspiración que años después sería una gotita. Una diminuta gotita que cae rodando.
Dos.. bicicleta. Pedalear a toda velocidad, Llegar tarde. Un reloj. Tic-tac. La bici cae al suelo.
Tres... mensajes de texto. Medio millón de euros, lo cuadruplican los músculos tensos de  los labios. De la sonrisa. Los nervios barrigales.
Cuatro... ¿qué? ¿qué pasa? no es suficiente ¿hay algo más? ¡no es suficiente! claro, reina, eres tú la que no te soporta.
Cinco... horas enteras. Distintos escenarios se mueven a mis pies y no necesito decir nada más porque ¡ah! porque tengo ganas de gritar y de sellar mi boca. Porque no puedo. No me cabe el sentimiento
Seis... inmerecidos mares. Olas que se mueven y dos barcas que navegan a la deriva. Cierras los ojos y escuchas el mar cantando en el reproductor.
Siete... no puedo parar de reírme. No puedo dejar de llorar. No entiendo nada. Malditas flores. ¿Quién me presta tu sonrisa? No puedo describirte con algo tan pequeño como palabras. ¿Algún día me perdonarás? ¿me perdonaré? Te...

Duerme