domingo, 12 de junio de 2016

Manual de egocentrismo - Primera toma de contacto

Flavita Banana, amaestrando el humor que se rinde a la rutina.

Mirándome hoy al espejo, he descubierto una nueva toma para una sesión fotográfica antroclaupocéntrica y, al querer plasmarla de forma no visual he descubierto que -¡sorpresa!- se me enreda la primera persona del singular.
Quiero decir, ¿no os resulta costoso que escriba desde el más profundo "yo", dejándoos mirarme pero sin permitir que os adentréis en el diálogo? ¿escribo conversaciones o monólogos?

Evidentemente bromeo, solo hay que echarle un vistazo a este blog maltrecho para descubrir que me importa bien poco que se me entienda, que mis expresiones van enfocadas a mí, puesto que no me veo capaz de ofrecer rotundas afirmaciones sobre sujetos que no conozco (vosotros).
Pero ¿qué estoy haciendo? ¿acaso es cierto que estoy esperando una respuesta a esta especie de "disculpa"? Me digo y me contradigo con una preposición de diferencia, no mucho más.

Me he vuelto a enredar, ¿veis lo que digo? cuando pienso en vosotros salta mi pánico escénico. Quisiera mitigarlo mirando al vacío o imaginándoos desnudos. No puedo: vosotros aún no existís y esto es la pantalla de un ordenador y no encuentro el fondo. No os preocupéis, voy a armarme de valor y voy a hacer cosquillas a las cotidianidades que se nos abalanzan sobre las axilas. Como bien sabe hacer Flavita y todos esos seres humanos que somos torpes al silencio por naturaleza. Y por obligación.

P r ó x i m a m e n t e ... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario