domingo, 21 de julio de 2013

"Su amor era más fuerte que mi debilidad"

Toda mi rabia contenida, mi envidia, mis celos y mi egoísmo se convierte en una imagen de mí misma apretando los puños. Esa sensación de que yo me merecía otra cosa. Sintiéndome engañada por todos lados. Buscando una venganza. No por ti, por mi.
Es entonces cuando, por "casualidad", suena una canción. Una canción y un millón de recuerdos, sentimientos, abrazos...
Yo sigo siendo esa egoísta, pero ha renacido algo nuevo en mí, tú.
Tú que me has enseñado tanto (ni te lo imaginas).
Has hecho surgir en mi un nuevo sentimiento... una necesidad de querer verte feliz. Por primera vez viene acompañado de la certeza de que yo no puedo hacer nada. Por fin aprendo la palabra "humildad". Soy feliz porque tu eres feliz, aunque no seas feliz por mi.
Has cambiado mi actitud en un momento. Tu sonrisa ha hecho eso conmigo esta noche... La última noche del mundo.


Por supuesto aparece Él, y me da la mano en mi camino. En todo lo que hago y decido. Perdón y GRACIAS. depk

No hay comentarios:

Publicar un comentario