miércoles, 1 de febrero de 2012

Nadie es perfecto. Te crees que tu cuerpo es el problema, pero no. Por mucho que te tiñas nunca serás rubia. Aunque te pongas lentillas tus ojos no dejarán de ser marrones. Y por mucho que adelgaces siempre estarás obsesionada con tu peso.
No merece la pena pasarse la vida buscando la perfección, buscando que todo el mundo vea en tí la belleza. Te aseguro que a alguien no le gustarás. Así que es más fácil que te vistas con la ropa que mejor te haga sentir, que dejes de mirar a la gente juzgándola y que no llores si has puesto un kilo más, o si un granito en la cara afea tu rostro. Vive la vida como si se te escapara de los dedos. No dejes de hacer algo por lo que piensen los demás si ese algo te hace feliz. Porque la vida es un regalo, porque hay que saber aprovechar las oportunidades y tener ganas de vivir.
Y lo más importante, sonríe. 

Porque...
... algún día llegará alguien que ame todo lo que siempre has odiado de ti mismo.

Muchísimas gracias a todos los que me siguen en este blog, en serio, me emociona cada seguidor que se suma, cada comentario nuevo. Mil gracias por hacerme crecer.

2 comentarios:

  1. Respecto al aspecto de cada uno, tenemos la suerte de vivir en una sociedad que respeta los gustos de todos, por ello siempre gustamos a alguien, y ver como ese alguien te mira desde la distancia, no tiene precio.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Cuanta razón, y es que si tu no te quieres, ¿quien te va a querer?

    Un besito guapa!

    ResponderEliminar